2 mar. 2012

PAPEL PINTADO.1

Todo vuelve y el papel pintado no iba a ser una excepción. Es una opción económica y fácil de cambiar el aspecto de una estancia o una parte de ella, sólo necesitas paciencia y un poco de maña... Saber que queremos conseguir es lo principal antes de acercarse a la tienda a mirar los infinitos catálogos existentes... Cómo siempre una imagen vale más que mil palabras, así que os presento algunas opciones muy vistosas para que coger ideas:

Para una zona de paso o destacar una de las paredes de la estancia, uno en tonalidades rojizas, para una decoración total black, aporta sobriedad y elegancia. Sin duda esta elección no deja indiferente...




Entre la gran variedad y catálogos, existen papeles pintados plastificados, pensados para zonas húmedas: baños, cocinas, lavaderos... en este caso se combina las baldosas con un papel pintado a tono con el resto. Cambiar o actualizar el baño de cortesía no te costará nada...



Que me decís de esta gran idea? Empapelar la pared y los estantes con el mismo papel, así da la sensación que los muebles salen de la pared y que forman parten de ella. En este caso un papel rallado que se puede combinar con otro liso más discreto. Para una zona de paso, despacho o para delimitar una zona de lectura dentro de otra estancia...


Bueno, uno de mis colores favoritos para el dormitorio, el malva, lila, violeta o cómo quieras decirle... se ha pintado la pared de fondo (donde podría situarse el cabecero de la cama y de ha resaltado la columna con un papel pintado con motivos florales a tono con la pared. Por supuesto el mobiliario tendrá que ser blanco o madera clara... un toque más atrevido sería el mobiliario lacado en negro.

Ideal para el recibidor o zona de paso, este que imita una sobreposición de diferentes maderas, puede convertir un espacio sosón en lo más vistoso y atractivo al entrar en una casa. No hará falta más decoración que el propio papel, o algo muy mini como en la imagen: un tamborete, banqueta o perchero. 


Para finalizar, un papel pintado vistoso y atrevido donde los haya, pero bien combinado precioso! que os parece ponerlo en una de las paredes del dormitorio para limitar ambientes: zona de vestidor, de lectura o pasillo que lleva al baño. Siempre combinado con el resto de paredes en una de sus tonalidades... y con la ropa de cama.