6 feb. 2012

RECIBIDOR

El recibidor es la primera estancia que pisa el visitante, la primera impresión, una pincelada de lo es el resto de la vivienda: el estilo, la forma de vivir y hacerse una idea de cómo somos: ordenados, prácticos, sencillos, aparentes, elegantes, etc...

No son habituales los recibidores de grandes dimensiones (a no ser que sea una casa) y suelen ser los distribuidores del resto de estancias de la vivienda, por lo que tienen que ser prácticos (para dejar a mano las cosas y encontrarlas cuando te vas: llaves, bolso, casco, chaqueta...) y dejar amplitud para pasar. 

Normalmente una cómoda y un espejo conforman el total de esta estancia, aunque también es útil un colgador (de pie o pared) un zapatero, etc... el mueble mejor si tiene cajones, para aprovechar el espacio fuera y ayudar al orden y un estante para los bolsos, cascos o paragüas.



Este otro con un mueble de lineas sencillas y minimalista, color pistacho en la pared y decoración por agrupación de espejos. Le veo el inconveniente del poco aprovechamiento del espacio, no es práctico. Quizá para los que viven solos y son muy ordenados...



Ejemplo de recibidor práctico: mueble zapatero y colgador de pared. Muy funcional y práctico y con esta combinación blanco-negro elegante. Está claro que es una vivienda familiar y donde todos los espacios son muy vividos.



El baúl como mueble auxiliar en la entrada a una vivienda, es una pieza que da la bienvenida a las visitas, se aprovecha el sobre para dejar los objetos cotidianos y queda genial con un colgador de pie de diseño moderno.



Para un estilo clasico, romantico, rústico... cómoda con cajones y dos cestos para guardar objetos de forma ordenada. El espejo apoyado y las flores frescas le dan un aire fresco y desenfadado al conjunto.